El estrés docente: un hecho al que casi nadie parece importar.

 

wp ss 20151105 0001

FOTO: DOCENTES PRIMERO

Desgraciadamente, cada vez más docentes sienten en su trabajo ese malestar personal, esa sensación de no servir para nada, de que su esfuerzo no es reconocido como debería serlo, y que en muchas ocasiones se le exige hacer cosas que no son ni mucho menos de su competencia.

Además, muchos de ellos tienen que soportar y aguantar escenarios de presiones y reuniones con familias poco respetuosas y maleducadas. Igualmente, se puede dar el caso de que algunos de ellos no tengan buenas relaciones con los demás compañeros del centro y que se sientan desplazados del grupo. Si al tiempo que dedica el docente a estar en clase, le sumamos el que invierte en corregir exámenes, trabajos, actividades y preparar las clases de toda la semana, podríamos decir perfectamente, que es un trabajo que genera un estrés elevado. Y sí, así es, pero a la mayoría de las personas parece no importarle.

Me parece a mí, que todavía se cree en el rol de los maestros de las civilizaciones clásicas: ese rol que definía al docente como un “semidios”, que todo lo sabía, que sabía darle explicaciones a casi todas las cosas, y uno de los seres más sabios e inteligentes del lugar. Así pues, se defendía que los profesores podían con todo y que en ningún momento podrían necesitar ayuda de vez en cuando. Esa creencia era absurda hace décadas y lo sigue siendo ahora.

Los docentes son personas de carne hueso (oh, qué gran sorpresa), que sienten y padecen. Y que en más casos de los que les gustarían, sufren un malestar que posiblemente no sepan explicar. Ese malestar, no provoca únicamente estrés (que ya es suficiente), sino que puede desembocar en fatigas, excesivo cansancio, dolores musculares, dolor de huesos, de cabeza, problemas al conciliar el sueño, en la alimentación, en sus relaciones personales e incluso en una depresión laboral.

Estas situaciones, como os podéis imaginar no han suscitado demasiada importancia en los medios. Ni siquiera en los centros educativos. Son muy pocos colegios o institutos los que hacen algo para evitar lo anteriormente citado. La mayoría de programas, de actividades, de reuniones son en referencia a los alumnos, y eso está bien. ¿Pero quién “cuida” a los docentes? ¿Quién se encarga de su bienestar en el trabajo? Sí, la respuesta más sencilla es que ellos mismos. Pero es que ellos mismos, en muchas ocasiones se sienten tan agotados y menospreciados que no tienen ni ánimos para motivarse por sí solos.

Muchos, por ejemplo, no han desarrollado habilidades para enfrentarse a estos conflictos, o no están preparados para una situación concreta. Algunos, se implican demasiado con los alumnos y les termina afectando también a ellos.

Desgraciadamente, más personas de las que me gustaría, se estarán preguntando: “estrés docente, ¿es eso posible?”. Parece ser que algún sector de la sociedad española, todavía no se ha dado cuenta que el personal educativo es uno de los peores reconocidos y tratadas desde hace algunos años. ¿Qué puede provocar entonces ese malestar en los docentes? A mí se me ocurren un montón de cosas a exponer:

◦Muchos alumnos para un único profesor: pues sí, en muchas ocasiones, hay aulas compuestas por 30 alumnos para un único docente. ¿Es eso normal? No, por supuesto que no. Habitualmente, el maestro o profesor se encuentra sólo en clase. Tiene que enfrentarse a estudiantes diferentes, con distintas habilidades y capacidades, con ritmos de aprendizaje muy dispares, y con un sin fin de intereses. Cada día, tiene que adaptar sus clases, tiene que centrarse en todos los alumnos y dejar a un lado esa atención personalizada e individualizada que muchos centros dicen tener y muchos padres quieren que se de. ¿Pero cómo se va a llevar a cabo ese deseo? Para llegar a esa cumbre, haría falta por lo menos tener a tres docentes por aula todos y cada uno de los días. ¿Estarían dispuestas las autoridades a eso? No, me temo que no.

◦Lo que se aprende en la universidad, está lejos de ser práctico: es cierto, los que estudian magisterio no aprenden a tratar las dificultades de aprendizaje, por ejemplo. Y tampoco las necesidades específicas de los alumnos. En muchos casos, los docentes se encuentran con estudiantes de altas capacidades y no saben qué hacer. No por falta de capacidad ni de habilidades, sino simplemente porque no les han enseñado. Pueden tener apuntes, pueden saberse la teoría de memoria. ¿Pero qué pasa en la práctica? Y se sienten perdidos.

◦Seamos sinceros; no todos los alumnos tienen ganas de aprender: pues sí, es de sobra conocido, que muchos alumnos presentan falta de interés y poca motivación. Que se sienten desanimados y que no tienen ganas de aprender cosas nuevas. El docente, se esforzará en crear un innovador y atractivo proceso de enseñanza-aprendizaje, para llamar la atención de los estudiantes, pero hay veces que las expectativas no se cumplen y no se ha generado el clima ni la actitud que ellos esperaban.

◦Sí, hay familias que insultan a los docentes. Y no sólo en una ocasión: desgraciadamente, hay familias que culpan a los maestros de todo lo que le pase a sus hijos. Se crea un escenario de críticas, de malas palabras, de acusaciones y de ofensas hacia el profesor. Hay padres, que están lejos de ser personas civilidades y con buena comunicación. Y algunos de ellos, pueden llegar a insultos e incluso a acosar al profesor.

◦Los futbolistas son más importantes que los docentes: ya se puede dar el caso de que un profesor haya hecho algún logro importante, que seguramente no será reconocido por las demás personas ni por los medios de educación. Hay muchos docentes que cada día se esfuerzan y dan lo mejor de sí mismos para los alumnos. Pero claro, da más audiencia que Cristiano Ronaldo haya dejado a su novia.

¿Hay algo que se puede hacer al respecto? Evidentemente, sí. Los expertos dicen, que practicar deporte en cualquier situación de estrés es beneficioso, ya que reduce el riesgo de ansiedad. Evidentemente, los docentes necesitan tiempo para ellos mismos, y en muchas ocasiones, ese tiempo de ocio o de estar con sus familias y amigos, lo dedican a corregir exámenes, trabajos, actividades o a preparar las clases, y eso les genera más sensación de malestar. No se debería dar casos en que los maestros dejaran de hacer cosas que les gustan por exceso de trabajo (ojo, ni los maestros ni ningún trabajador).   También, es muy importante que el docente fomente su autoestima y que potencie las actitudes positivas que tenga a lo largo del día. Que sea consciente de los obstáculos que ha superado y de que su esfuerzo ha merecido la pena. Y que por supuesto, en situaciones límites que no sepa cómo actuar (porque… ¡oh, madre mía!, el docente no lo sabe todo), pida ayuda a los pedagogos, directores y demás personal educativo del centro.

Como es obvio, desde el propio centro también se pueden plantear diversas actividades para reducir el estrés docente en las aulas, como por ejemplo diferentes cursos de formación, reuniones mensuales para que los maestros hablen de sus experiencias, de sus dudas, de sus inquietudes, fomentar la comunicación y la relación entre el personal educativo creando grupos de trabajo y de colaboración entre ellos, apoyándose en las situaciones y casos en las que sean posible. Quizás, empezando por eso, los docentes se sentirían valorados por el lugar del trabajo, y estarían más motivados en las clases. Pero, ya sabemos que en gran parte de los colegios, institutos y universidades, realizar esos programas, les parece una pérdida de tiempo, y en muchas ocasiones, los propios docentes se ven obligados a buscar ayuda externa para no verse superados.

Aunque a la gente le cueste creerlo, la docencia es una de profesionales que más estrés produce. Muchos psicólogos dicen que el número de maestros que pasan por sus consultas está ascendiendo a un ritmo vertiginoso. Algunos de ellos, afirman haber pasado por depresiones provocadas por el exceso de trabajo y el poco reconocimiento y estima que se les tiene. Lo que es cierto, es que como la mayor parte de la sociedad sigue sin darse cuenta de lo que realmente llegan a hacer los profesores, como no son conscientes de su implicación con los alumnos, me temo que este problema tardará en solucionarse y que estará presente durante varios años más. Además, como viene siendo habitual, estas situaciones pasarán desapercibidas por la mayor parte de las personas. Pero, ¿no son los docentes superhéroes camuflados? Pues no, señores míos, está claro que no lo son.

¡RECUERDA SEGUIRNOS EN FACEBOOK Y TWITTER, SIEMPRE COMPARTIMOS INFORMACIÓN DE INTERÉS!
LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN LAS NOTAS RECUPERADAS PARA ESTE ESPACIO, NO NECESARIAMENTE REPRESENTA LA POSTURA DE DOCENTES PRIMERO, PERO CREEMOS QUE ES IMPORTANTE PARA EL FOMENTO A LA PARTICIPACIÓN Y EL DEBATE. 
REDACCIÓN: DOCENTES PRIMERO.

FUENTE: TU DOCENTE

Anuncios

86 comentarios en “El estrés docente: un hecho al que casi nadie parece importar.

  1. Excelente! Me encantó lo que he leído así mismo es la rutina de un/a docente., es una lastima la sociedad no valora en absoluto siempre estamos en el ojo de la tormenta el desempeño del Docente es muy vidrioso, muchos no saben lo que el/a docente pasa en la sala con unos 30 – 40 alumnos con diferentes problemas que debemos tratar de dar solución y más aún lidiar con algunos padres inadaptados. Nos merecemos más consideración y respeto.

    Me gusta

  2. Qué ilusión poder decir que tienen 30 alumnos para un sólo profesor. En México, en la educación media superior, yo tengo cinco grupos de 50 alumnos cada uno, con cátedras de dos horas por día, y hay dias que atiendo a los cinco grupos. Si eso no provoca ansiedad, no sé qué lo hará.

    Me gusta

  3. Pues eso sería lo de menos,aquí en mi país El Salvador, este año he trabajado en un “colegio” que paga menos del salario mínimo, no cotizamos seguro social,y a raíz de mi enfermedad terminal debo estar en constante control médico y me descuentan el día que paso consulta, demás está decir que no hay ninguna prestación para los docentes…

    Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo….creo que entenderán la realidad del caso sólo cuando empiezen a ver docentes que mueran con derrame cerebral, para cardíaco etc…sólo allí pienso que tomarán carta en el aasunto……

    Me gusta

  5. Estamos bien jodidos. No paramos de trabajar ni los fines de semana y la paga es demasiado poca .

    Me gusta

  6. Pingback: El estrés docente: un hecho al que casi nadie parece importar. « El blog de Charo Mora

  7. un “lavaplatos” de Estados Unidos tiene mejor salario que un Docente en México

    Me gusta

  8. Es una pena el mal trato al docente y Peru es uno de ellos.

    Me gusta

  9. Muy interesante el documento del estrés docente, es muy certero solamente los que somos maestros nos vemos reflejados y comprendemos a los colegas.

    Me gusta

  10. Colegas docentes, que buen artículo, lejos de la gran habilidad de escribir y la excelente manera de expresar las ideas, me parece muy acertado lo antes expuesto. Un saludo desde Hoduras, centro América, en donde ocurre exactamente lo mismo.
    Jesse Guy

    Me gusta

  11. Excelente artículo sobre tan digna y maravillosa profesion, porque sin la ayuda de ellos, y de sus conocimientos en la sociedad no hubiera otras profesiones. Me entristeze la minimizacion, la falta de reconocimiento a la gran loable labor docente, de casi todos los gobiernos de diferentes países, y sobre todo a la falta de estímulo económico, y al estrés que viven permanentemente. Espero en Dios que nuestros gobernantes valoren está profesión hermosa, digna de alabanza y reconocimiento. Soy Médico y puedo testificar de muchos casos de depresión, ansiedad en muchos docentes. Mis grandes Felicitaciones a los docentes, y Recocimiento publico. Muchas Bendiciones para todos.

    Le gusta a 1 persona

  12. Lo padecí y aún lo padezco, aunque estoy en tareas diferentes, por el efecto colateral de impotencia, injusticia y frustración.

    Lo que es peor es la falta de comprensión de la familia, excepto los que conviven con el docente, y el resto de la sociedad que le añaden un plus: la culpa. 😦

    Me gusta

  13. Mis felicitaciones al que haya escrito este gran artículo. Yo pensé que sólo sucedía en Argentina y me da mucha impotencia leer a colegas de otros países pasar por lo mismo.

    Me gusta

  14. felicitaciones por el articulo. Tiene una gran verdad, que es el estrés por lo que pasan los docentes; yo lo pase y espero que hagan algo innovador, motivador, para no sentirse así de olvidados por el gobierno.

    Me gusta

  15. Felicitaciones al creador del articulo por valorar el trabajo del docente y todos deben saber lo que la mayoria padecen de esa enfermedad poque el trabajo del maestro no termina en las aulas, en casa se prepara las clases y materiales para el dia siguiente. Se q estamos mal pagados pero no me siemto mal al contrario doy lo mejor para mis alumnos.

    Le gusta a 1 persona

  16. Pingback: Estrés en las aulas: especial Día del docente - Protección Laboral

  17. estres porfavor los pocos maestros son contados algunos son una porqueria hacen lo que se les da la gana y se ponen con los alumnos al tu por tu i quieren respeto jaja cuando hay un problema se unen todos y discriminan y señalan al alumno por favor maestros asi unanse para enseñar se ponen como angelitos pero son unos lacras no todos mis respetos para unos maestros que van a trabajar no a unirse como viboras cuando hay un problema

    Me gusta

  18. Muy interesante el tema A mi me pasa tengo 27 alunmos en segundo grado desde 7 a11 años icluido 5 hermanos desde 7 a 11 años incluido mellizas y padres que no colaboran con sus hijos.Y tengo q adaptarme con los contenidos a cada alumno Esta bien que hay que trabajar con la diversidad de cada alumno.Que el proceso enseñanza aprenfizade es diferente para cada uno Pero hay momentos que es imposible xque no puedo sentarme a la par de cada uno con una enseñanza personalizada porque me imposible.Ademas algunos poseen mal comportamiento otros son agresivos y otros con problemas de aprendizaje.Ademàs cuando salgo de la escuela me voy con dolor de gargana totalmente contracturada porque hago hasta lo imposible por enseñarles contenidos ,valores ,habitos que no poseen.Respeto y normas de convivencia y cada vez es más dificil poder trabajar así.Ademàs trabajamos con seres humanos y no aparatos.No podemos equivocarnos en nada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s